Un huerto puede cambiar el mundo…

Hace tiempo buscando información para realizar un trabajo sobre huerto agroecologico escolar me di cuenta como este espacio estaba aportando soluciones a distintas problemáticas a nivel mundial, en distintos contextos geográficos y de desarrollo económico.

Mi trabajo relacionaba la educación agroecológica desde este espacio educativo. Para mi sorpresa pude darme cuenta que un huerto puede ser semilla de sostenibilidad. Os cuento un poco de cosas que me llamaron la atención y mis conclusiones. Hace poco revisando apuntes y notas de ese tiempo encontré la frase que titula este post.

Después de buscar información de experiencias de huertos agroecológicos me di cuenta que en cierta forma en todos los proyectos que había buscado, el huerto representaba en sí un espacio de soberanía y seguridad alimentaria, ya que en su mayoría se constituía como un vinculo que reafirmaba el derecho  de  las personas al acceso a los alimentos y a unos alimentos seguros, nutritivos y sanos. Por otro lado volvía a poner en contacto a las personas con la tierra, con la producción de alimentos y todo lo que ello implica. Pues dentro de todos los proyectos agroecológicos que implican huertos estaban las siguientes figuras: Huerto Social, Huerto comunitario, Huerto educativo, Huerto urbano y Huerto ocupacional o terapéutico, huerto familiar de autoconsumo… 

En este sentido FAO en su politica de huertos educativos y familiares marca dos líneas posibles para su implantación:

  • Programa de aplicación desde arriba, donde los gobiernos  pueden apoyar  los huertos desarrollando políticas públicas, en colectivos vulnerables, proporcionando fondos, mejorando el plan de estudios de colegios y promoviendo la formación en agricultura orgánica.
  • Enfoque de aplicación desde abajo, desde un enfoque participativo horizontal, donde las instituciones locales, las escuelas, asociaciones, ONG, mantienen un cierto control e identificación con el huerto  para atraer el apoyo y el interés local, adaptándose a las circunstancias locales. con el apoyo de diferentes agentes y entidades pueden poner en marcha este tipo de proyectos para potenciar las necesidades de sus propios colectivos.

maqr

 

Cada uno de estos según el punto del mapa del que se encuentre responde a unas necesidades y contexto social especifico.

En cuanto al huerto escolar, las implicaciones son muy diferentes, las necesidades que suele enfrentar son caras opuestas de una misma moneda. Por lo tanto según el desarrollo económico, situación geográfica y social de las comunidades donde están insertos los Centros Educativos su objetivo está enmarcado hacia la lucha contra “la Desnutrición o la Malnutrición”, que afectan  principalmente a niños y niñas a través de “El hambre y la Obesidad Infantil”. Ambas son el reflejo de las dos caras del actual SAA que demuestran su grado de injusticia e inequidad dando evidencia de la desigualdad de acceso a los recursos y alimentos entre países del Norte y del Sur (FAO, 2010).

En este contexto los “Huertos Escolares” son una herramienta básica en la educación alimentaria y nutricional infantil, según el caso asegurando una ración de comida diaria que aporte los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños y niñas o al contrario creando hábitos saludables de alimentación a largo plazo.

El modelo agroalimentario actual en  países como Inglaterra, Estados Unidos y actualmente España se encuentran con problemas nutricionales importantes debido a la falta de una alimentación equilibrada, saludable y a unos hábitos de vida inadecuados.

En este sentido hay diversos programas implantados cuyo objetivo en países desarrollados es luchar contra la obesidad infantil, creando hábitos de vida saludables, vida activa, para que las familias y las niñ@s tengan una mejor actitud frente al consumo de frutas, hortalizas y hacia el cuidado del medio ambiente. Mientras que en países subdesarrollados el huerto escolar constituye una fuente de alimentos seguros para las raciones diarias del comedor escolar con un fin mas amplio que es que esos aprendizajes de horticultura de los niñ@s se trasladen al resto de la comunidad y que los niños/ niñas puedan generar en familia espacios de producción de alimentos. El huerto escolar se transforma en objeto  de articulación comunitaria para la soberanía alimentaria.

Aquí os puedo dejar experiencias de que hay en este sentido.

Pero para mí, aquí el huerto ecológico escolar no es solo un recurso alimentario, es un espacio donde se vuelve a generar el contacto perdido con la Tierra, la Naturaleza y ante todo sobre la producción de nuestros propios alimentos de una manera sana y desde una agricultura sustentable, donde la relación Naturaleza–Hombre comienza a establecer nuevos equilibrios que potencian procesos sociales y culturales que generan actitudes, reflexiones y cambios que pueden ser multiplicados y consolidados a través de la educación.

Aquí debajo hay varios links sobre proyectos muy interesantes.

https://inta.gob.ar/noticias/prohuerta-haciendo-escuela

https://agroecologiaescolar.wordpress.com/

https://politica.elpais.com/politica/2017/09/12/diario_de_espana/1505206999_593669.html

http://ucanr.edu/blogs/blogcore/postdetail.cfm?postnum=24908

https://www.agrohuerto.com/huertos-urbanos-en-londres/

 

http://www.huertosocialalicante.es/huerto-ecologico-alicante/

https://redhuertosalicante.wordpress.com/

En el pasado, la función del huerto escolar estaba enfocada a la producción de alimentos o el aprendizaje práctico de los contenidos en la escuela. Pero la preocupación creciente por el medio ambiente y los problemas de salud relacionados con la alimentación y la nutrición está generando un cambio de opinión sobre las posibilidades que ofrecen los huertos escolares desde la seguridad y soberanía alimentaria a nivel mundial. Estos pueden proveer de herramientas a los jóvenes para conocer la producción de alimentos así como para ser consumidores responsables, ya que las actividades hortícolas mejoran la actitud de los mismos hacia el medio ambiente natural (FAO, 2010).

 Un Nuevo Enfoque para unas Nuevas Necesidades

FAO define los huertos escolares como “zonas cultivadas en torno a las escuelas o cerca de ellas, que al menos en parte están bajo el cuidado de los alumnos, que pueden emplearse fundamentalmente con fines didácticos, pero  también para la producción de   alimentos básicos a pequeña escala e ingresos para la escuela”. Podemos decir que desde sus orígenes hasta hoy la función del huerto escolar ha evolucionado, adaptándose  para dar respuesta a los cambios producidos en la sociedad y en la Naturaleza.

En consecuencia en su nueva política sobre huertos escolares FAO (2010) propone un nuevo modelo de huerto escolar que responde más ampliamente a las necesidades de hoy, orientado a la alfabetización ecológica, los medios de subsistencia, la mejora de la alimentación, la educación nutricional y la preparación para la vida activa. Este modelo concede prioridad a la educación práctica y su influencia se extiende a la totalidad de la escuela, la familia y la comunidad. Por lo tanto el huerto escolar actualmente se está transformando en un espacio de aprendizaje abierto a la comunidad que fomenta el trabajo participativo, la cooperación e intercambio de saberes a fin de buscar soluciones apropiadas a los problemas socio-ecológicos de cada contexto, partiendo desde el desarrollo de su potencial ecológico y socio-cultural. Esto abre el huerto escolar al ‘patio de la comunidad’ ampliando su valor educativo más allá de la escuela.

En otras palabras los huertos escolares tienen nuevos y múltiples papeles que desempeñar, como crear hábitos alimenticios a largo plazo, poner el control de la alimentación en manos del consumidor, mejorar la economía local, fomentar y valorar la agricultura por medio del establecimiento de huertos familiares entre otros muchos más. A su vez mejoran la actitud de los niños/as hacia el medio ambiente natural, en particular cuando se utilizan enfoques orgánicos que generan un conocimiento práctico del medio ambiente y sus ecosistemas (FAO, 2010).

Los huertos escolares plantean diversos objetivos interrelacionados tanto para ámbitos urbanos como rurales. Estos están definidos en los documentos  “Nota Conceptual sobre Huertos Escolares” (FAO, 2004) y “Nueva Política de Huertos Escolares” (FAO, 2010).

Objetivo Educativos:

  • Mejorar la educación de los niños de zonas rurales y urbanas gracias a la inclusión en los planes de estudio de importantes conocimientos de preparación para la vida.
  • Enseñar a los alumnos a crear y mantener huertos familiares y promover la producción y el consumo de frutas y verduras ricas en nutrientes.
  • Impartir una enseñanza activa vinculando la horticultura a otras materias, como las matemáticas, la biología, la lectura, las artes, la actividad física y la escritura.
  • Contribuir a aumentar el acceso a la educación atrayendo a los niños y a sus familias a escuelas que traten de temas que afecten a sus vidas.
  • Mejorar la actitud de los niños respecto de la agricultura y la vida rural.
  • Instruir sobre temas ambientales, sobre el cultivo de alimentos inocuos sin usar plaguicidas aumentando la sensibilización sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y conservar el suelo.
  • Impartir enseñanzas prácticas sobre nutrición y promover regímenes alimentarios y estilos de vida saludables fomentando la preferencia de los niños por el consumo de hortalizas y frutas.

Objetivos Económicos y de Seguridad Alimentaria

  • Familiarizar a los escolares con métodos de producción sostenible de alimentos favoreciendo la seguridad alimentaria del hogar produciendo diversos alimentos de calidad demostrando a los niños y sus familias cómo ampliar y mejorar la alimentación desde la autoproducción y autoconsumo.
  • Restablecer los conocimientos hortícolas en las economías dependientes de la agricultura y promover oportunidades de generación de ingresos familiares.
  • Reforzar los almuerzos escolares con hortalizas y frutas, mejorando la disponibilidad y diversidad de alimentos e incrementando la calidad nutricional de las comidas escolares reduciendo el número de niños malnutridos que asisten a la escuela.

El plan de estudios de los huertos escolares propuesto por FAO en 2010 está basado en el Modelo del Ciclo Alimentario. El mismo incluye desde la planificación del cultivo del huerto hasta el consumo de la producción. Cada una de las partes del proceso es formativa siendo un programa multidisciplinario que incluye como aprendizajes principales Aprender a cultivar, cosechar, conservar y preparar los alimentos desde materias propias como horticultura, estudios ambientales y economía doméstica. Implica la elección consciente de lo que hay que cultivar para mejorar la alimentación (educación nutricional) o para la venta (cultivo para el mercado/estudios comerciales) combinando el aprendizaje práctico con el social y la preparación para la vida activa, con objeto de incorporarlos a la vida cotidiana familiar, a fin de promover un cambio en el estilo de vida y así difundir el mensaje en su comunidad.

A través de su trayectoria en la puesta en marcha, evaluación y seguimiento de programas de horticultura escolar en diversos países del mundo FAO considera como estratégico para el éxito de éstos, un enfoque en el que se consideren  los siguientes elementos:

  • Compromiso político e institucionalización de los programas de horticultura escolar: la implementación de estos programas exige un compromiso político y las consiguientes políticas públicas que respalden los huertos escolares, siendo un compromiso intersectorial entre los Ministerio de Educación, Agricultura, Medio Ambiente y Salud.
  • Responder al medio local y a las necesidades específicas de cada lugar: deben adaptarse correctamente a las costumbres y necesidades locales, así como a la situación socioeconómica, climática y ambiental propia de cada región, incluyendo en la planificación a la población local.
  • Priorizar la función «educativa» de los huertos escolares: los huertos tienen plan de estudios propio basado en el ciclo alimentario en un marco aprendizaje multidisciplinario, cuyo proyecto pedagógico permite que las materias básicas (matemáticas, ciencias sociales, biología, etc.) se vinculen a actividades prácticas, como la horticultura, desde la cual se integren conceptos de Educación sobre nutrición, técnicas de preservación de los alimentos, manejo integrado de plagas (MIP), ordenación integrada de la fertilidad de los suelos, ordenación sostenible de los recursos naturales, reciclaje y compostaje, y sensibilización sobre temas ambientales, especialmente en zonas urbanas.
  • Garantizar el acceso a recursos y el adecuado apoyo técnico: el acceso a recursos como agua y tierra y la formación de los docentes en temas de agricultura, lo cual puede ser solventado explorando opciones que supongan la participación de la comunidad. Así las asociaciones de mujeres que tienen a su cargo huertos y los propios agricultores locales resultan otra buena fuente de asistencia técnica.
  • Vincular los huertos escolares a los programas de alimentación escolar: permite aliviar el hambre a corto plazo e incrementar la capacidad de aprendizaje de los niños.
  • Lograr la mayor participación posible de alumnos, padres y la comunidad en la planificación y ejecución: como ya se ha mencionado en apartados anteriores el éxito de estos programas se mantiene cuando se involucra a toda la escuela y se vinculan a actividades en las que participan los padres y la comunidad

 Según la FAO el potencial educativo del huerto escolar en este sentido es primordial, ya que los alumnos, las familias, los cocineros, el personal docente y la comunidad establecen una conexión entre el cultivo de alimentos y la buena alimentación.

Por suerte puedo decir que mi experiencia desde varios de estos tipos de huertos ha sido y sigue siendo muy hermosa y gratificante, desde mi propio trabajo con la tierra, o desde el trabajo educativo y con las personas es algo muy bonito y sobre todo gratificante. Siembras semillas que poco a poco te van dando frutos y llenando la vida de experiencias unicas, donde compartir y aprender se convierte en algo enriquecedor.

Sea el modelo que sea,  el huerto agroecológico, en sus distintas versiones,  se plantea como un recurso Sostenible y Auto-suficiente con potencial para mejorar la salud y la seguridad alimentaria de las personas, de una comunidad o de un país o del mundo…

Como siempre digo el verdadero valor es que un huerto nos conecta con lo esencial en la vida, con la tierra, la Naturaleza y sus recursos, nuestros propios recursos… nos nutre y alimenta, en y con  todos los sentidos…

Anuncios

Agroecología Bajo Plástico 2: Jesús Rincón, concepto de manejo sostenible.

La semana pasada tuve la suerte de ir a conocer la finca del AGRICULTOR Jesús Rincón, todos los que consumen en grupos de consumo y tiendas ecológicas de de Almería y Granada lo conocen ya que lleva parte de sus … Sigue leyendo

Ensaladas Creativas y reflexivas

Una de las cuestiones más importantes que tiene la biodiversidad tanto cultivada como natural de nuestra tierra y sobre todo en el huerto es que tambien se traslada a nuestros platos y a nuestra alimentación si le dedicamos tiempo, creatividad, … Sigue leyendo

Materia orgánica: ¿Cómo puedo reciclar en el huerto ?

Cuando tenemos un huerto ya funcionando y sobre todo como me gusta tenerlo a mi siempre con muchas cosas, hay un porcentaje de lo que sale del huerto que es fundamentalmente materia orgánica (carbono que debemos fijar al suelo) que tenemos que encontrarle la vuelta para reciclar al máximo todo lo que podemos.

El hecho de vivir en un entorno natural hace esto más facil por que siempre le buscas un uso a las cosas… alimentas las gallinas, leña para la hoguera, madera para tutores etc… Pero en espacios urbanos donde fuera del huerto no le damos utilidad a estos materiales tenemos que buscarnos la vida y usar la creatividad para darles una vuelta de turca y que terminen siendo reciclados, reutilizados sobre todo que cierren su ciclo orgánico.

Después de ya 6 años voy encontrando la vuelta a muchas cosas que al principio me parecencia complicadas de darles utilidad, pero no se como de repente eureka y se me pasa algo por la cabeza y “zas” ya esta lo pruebo a ver sis funciona!

te cuento algunas de las cosas que yo aplico y lo vemos en algunas imágenes:

  • Restos de cultivos y biodiversidad: todo lo que se puede lo llevo a la compostera o realizo compostaje en pasillos o de superficie.
  • Restos de cocina: los reciclo en la compostera o en la lombricompostera.
  • Restos de poda (arboles, setos y aromáticas): reciclado en pasillos de circulación, como acolchado de suelo, tutores para plantas y leña para la barbacoa).

La COMPOSTERA:  mi estrategia es dejar bancales rotativos de compostaje donde compostar restos de una cosecha hasta la siguiente, para ir incorporando materia orgánica en cada zona del huerto. le voy añadiendo restos frescos de  las sobras de cocina de casa para equilibrar y activar, también tiene estiércol de cabra, cenizas, tierra preparados etc.. cada año es distinta. no suelo moverla mucho por que lleva mucho trabajo pero va a su tiempo.

 

Lomrbicompostera: reciclamos todos los restos de cocina luego obtenemos humus de lombriz en tierra y líquido.

COMPOST DE SUPERFICIE Y PASILLOS:  hay ciertas veces o plantas que prefiero ir dejándolas de acolchado sobre la superficie del suelo para protegerlo del sol y para evitar la perdida de agua. Dependiendo la época y planta, pero en general las ortigas las voy cortando y dejando sobre el propio bancal en forma de mulching, también las habas, restos de verduras cuando las cortas y raíces. También la lavanda que suele aportar mucho compuestos beneficiosos para el suelo y sus ramas  se descomponen rápido.

 

En el caso de restos de poda de setos, arbustos y arboles lo que hago es buscar la forma de reciclar. Por ejemplo los rosales junto las ramas en trocitos para usarlos en la barbacoa como leña, ramas de romero etc.

Con las hojas de la poda de mi palmera  fue todo un desafió de creatividad y de prueba y error porque son muy grandes y muy plásticas para compostarlas y los tallos de las hojas  duros y con unas espinas enormes… al principio probé a ponerlas de techo en el chambao pero cada vez que venia el viento se volaban, ya por ultimo los tallos duros en trocitos para barbacoa junto con las de las ramas de la higuera. y con las ramas de cobertura en los pasillos entre bancales me han quedado genial!!

 

 

Espero que sirva para cambiar el concepto que hay de que todo es para tirar y despreocuparnos que se hace con los restos orgánicos de nuestros huertos, sobre todo pensar de que son un residuo que debemos tirar porque nos trae, malas hierbas enfermedades y plagas.  Que todo lo que sale del suelo debe volver al suelo y se le puede dar mas usos y sacarle probecho para obtener economía y equilibrio.

Los antes y después del huerto

A veces cuando preparas los bancales o surcos para sembrar, cuando planificamos asociaciones, rotaciones, al realizar la propia siembra o plantación hacemos un ejercicio de visualización de como serán de mayores todos…

Esto además de bonito es muy importante por que para que las plantas estén equilibradas en su espacio tenemos que sembrarlas pensando como serán de grandes, respetando su propio espacio vital. Esto nos hace tener que conocer nuestras plantas, ponernos en su lugar  y planificar para crear espacios armónicos, con una vecindad de plantas en conexión todas con todas por sus raíces.

A mi me encanta hacer este ejercicio cada temporada y dejar llevar la imaginación, aunque la NATURALEZA SIEMPRE ME SORPRENDE Y SOBREPASA TODAS MIS EXPECTATIVAS.

A ver que les parece algo de esta temporada….

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LA MAGIA DEL TIEMPO, EL SOL Y LA TIERRA, LA MAGIA DE LA VIDA…

¡¡lo mejor es verlo crecer!!

Esto de pensar o visualizar es importante les pongo un ejemplo para que quede claro. Cuando ponemos una semilla o plantón como por ejemplo de alcachofa esto es lo que tenemos :

y en esto se va a convertir debemos tenerlo en cuenta para diseñar los espacios:

 El huerto es un buen ejercicio de planificación y visualización para nuestra vida si lo sabemos aprovechar y disfrutar.

El herbicida ecológico mas efectivo contra la grama

Les presento la técnica cultural, por no decir de toda la vida,  más efectiva que utilizo contra la grama, con constancia, fuerza y empeño en su uso con dos buenas manos no falla… a veces ser ecológico requiere esfuerzo moral y físico, sobre todo este último.  

20171120_155822

A veces doblar las espalda, meter las manos en la tierra e incar un poco las rodillas es un buen ejercicio de conexión. Eso si respetando siempre los habitantes del huerto. Juanita tuvo tiempo de merendar antes.